Solidaridad entre mexicanos, hace fuerte al país ante adversidades

Durante la presentación del libro “La Grandeza Mexicana, el Espíritu contra la Adversidad”, el presidente del Senado de la República, Ernesto Cordero legislador reconoció la sensibilidad y solidaridad de diversos cuerpos de rescate como de la sociedad civil, quienes brazo con brazo, sin importar cansancio y horas de esfuerzo dieron apoyo a las víctimas del sismo del pasado 19 de septiembre del 2017.

En la antigua sede del Senado, en Xicoténcatl número 9, observó el testimonio fotográfico de las diferentes formas de apoyo que se vivieron desde los instantes que siguieron al sismo hasta unos meses después de la emergencia.

La obra aborda diversas expresiones de ayuda de la población mexicana, de las autoridades gubernamentales y las brigadas de rescate nacionales e internacionales.

En este marco, el congresista Cordero Arroyo recordó que al igual que en el terremoto del 19 de septiembre de 1985, que provocó la muerte de más de 20 mil personas, el año pasado la sociedad se movilizó de manera solidaria y generosa, pero también se contó con cuerpos de brigadistas y rescatistas profesionales, que arriesgaron su vida para salvar la vida de desconocidos.

“Hace 32 años, la sociedad ahí estuvo, apoyando brazo con brazo, hombro con hombro, con el Estado Mexicano. Sería imposible pensar que una sociedad se auto-organizara para enfrentar una catástrofe, como la que fue en el 85, sin la presencia fuerte de un Estado”, señaló.

Acciones que demostraron que México ha avanzado y que es un mejor país que en esa época, “porque tendemos a pensar que todo está muy mal, que nada funciona, que es necesario cambiar de rumbo”, y nuestra nación “es una historia de éxito, de sacrificio, de esfuerzo desde mediados de los 80’s”.

Tras agradecer el apoyo que diversas naciones brindaron a nuestro país, propuso crear un sistema para que de manera automática e inmediata permita recibir la presencia de cuerpos de rescate de todo el mundo, pues aún existen problemas para coordinar de manera adecuada la ayuda de otros países.

Cordero Arroyo, aprovechó la presentación para insistir que la emergencia que provocó el sismo del 19 de septiembre de 2017 demostró que somos una nación más fuerte, pero no se puede olvidar que los edificios que se colapsaron el año pasado “son prueba viva de la corrupción”.

Dijo que “salvo un par de edificios que no debieron haberse caído, todos los demás, eran casas a las que les levantaron tres o cuatro pisos más para hacerlos escuela, y nadie ha asumido la responsabilidad de esto”.

En su participación, la senadora del PRI y presidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores América del Norte, Marcela Guerra Castillo, comentó que la adversidad sacó a la luz la grandeza mexicana y la sincera amistad y solidaridad que nuestro país inspira a nivel internacional.

Ante los embajadores en México de Israel, Pakistán, Nigeria, Chile, Marruecos, Jamaica y Costa de Marfil, Haití, Guatemala, Georgia, Egipto, Ecuador, Argelia, Bulgaria y Cuba, la legisladora presidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores América del Norte del Senado de la República, reseñó que en esos días de septiembre, igual se observó a jóvenes de todas las profesiones y extracciones sociales, que se encontraron junto con bomberos y policías; con personas de edad avanzada que también pusieron su experiencia adquirida en los sismos de 1985, al servicio de las operaciones de rescate.

Con la presencia de cuerpos de rescate como Los Topos Tlatelolco-Azteca, Topos Rescate Internacional, El Profesional Cuerpo de Bomberos Paramédicos, Topos USAR, del Escuadrón de Urgencias Médicas del ERUM, del Heroico Cuerpo de Bomberos de la Ciudad de México, la legisladora dijo que soldados y marinos; profesionistas y trabajadores de todos los oficios; y rescatistas venidos de diversos países amigos de México. Todos ellos, el 19 de septiembre despertaron como desconocidos y se fueron a dormir como hermanos, se dan cita en las decenas de conmovedoras imágenes que se compilan en este volumen.

A la presentación de este libro asistieron también representantes del cuerpo diplomático acreditado en México de Malasia, Libia, Kuwait, Honduras, España, Emiratos Árabes Unidos, Delegación Especial de Palestina, Angola, Armenia, Australia, Francia, Canadá, Japón, Brasil, República Árabe Sarahui, República Eslovaca, Filipinas, Nicaragua, Unión Europea, Rusia y de la Conferencia Interamericana de Seguridad Social.

Recordó que jóvenes de todas las profesiones y de extracciones sociales se encontraron con bomberos y policías, con personas de edad avanzada, con soldados y marinos, profesionistas y trabajadores de todos los oficios y rescatistas de todo el mundo; “despertaron como desconocidos y se fueron a dormir como hermanos”.

“Queda el legado de una generación de jóvenes denominados como millennials, que se había pensado que eran indiferentes a los que sucedía en sus comunidades; sin embargo, se mostraron más comprometidos con sus semejantes en la necesidad; una lección que México deberá tener presente hacia el futuro”, puntualizó.

A su vez, Agustín Barrios Gómez, presidente de la Fundación Imagen de México, hizo un reconocimiento a la labor de la sociedad civil y de cuerpos de rescate como el de Topos Azteca, quienes con su esfuerzo, conocimiento y capacidad de improvisar ante situaciones inéditas pudieron salvar vidas.

Señaló que la fuerza de la del activismo civil permitió transformar al país en los años ochenta y en los noventa, por lo que, desde esa perspectiva, somos ejemplo para el mundo.

Deja un comentario





Pages

Categories

Pages

Categories

Diario 7 Noticias
(C) 2016 / diario7noticias.com
prohibido el uso de la información aqui mostrada sin mencionar créditos.
Copyrigh derechos reservados.