La importancia de la elección en el Estado de México para el país y para el PRI.

Por Enrique Sánchez

Las elecciones que se llevarán a cabo este año para elegir gobernador en el Estado de México son de vital importancia no sólo para los ciudadanos de dicha entidad, sino que tendrán un impacto real en el futuro de nuestro país.

Uno de los elementos que está en juego es lograr por primera vez la alternancia en la entidad, pero más importante aún sería derrotar al PRI en ese bastión histórico, porque ellos mismos lo han puesto como prioridad para mantenerse con esperanzas para poder ser competitivos en las elecciones presidenciales del 2018.

Como mencioné en la columna anterior, es importante recordar que de ese partido provienen la mayor parte de los políticos que conforman la peor generación de políticos que ha tenido nuestro país, y puedo incluso decir que dentro de esos políticos, los peores son los que provienen del PRI del Estado de México, basta con voltear al gobierno federal para corroborarlo.

Otro punto es que esta elección adquirió mayor relevancia debido a los pésimos resultados electorales del PRI durante el 2016, aunado a que el Presidente y su grupo compacto están empeñados en preservar esta entidad para su partido por cualquier medio que sea posible.

Es importante para el futuro de nuestro país la derrota del PRI, porque sería una muestra de que la sociedad está emitiendo un voto de castigo (ante los pésimos o nulos resultados de los gobiernos estatal y federal) contra el partido que recurre a las peores prácticas con tal de obtener una victoria electoral, éste podría ser el golpe inicial para llevar al PRI a una debacle que lo lleve a perder no sólo esta gubernatura sino la mayoría de las elecciones del 2018 con la gran probabilidad que sean todas, además de quedar en un lejano tercer lugar en la presidencial.

Además del beneficio que implicaría una eventual derrota del PRI para la vida democrática del país, también encuentro en dicha derrota una gran oportunidad para que el PRI pueda reorganizarse y trabajar en una nueva plataforma encabezada por los militantes que sí tienen una verdadera vocación de servicio dentro de dicho partido, porque es un hecho que los hay y sería mezquino generalizar satanizando a todos los militantes del PRI.

Dicho lo anterior es importante comenzar a poner atención a los acontecimientos que se van a suscitar en las próximas semanas y meses en el Estado de México, para que todos aquellos que tenemos interés en que el proceso electoral se lleve a cabo con apego a la ley, no se vea corrompido por las prácticas antidemocráticas e ilegales ya conocidas.

Hasta el momento tenemos confirmados a dos candidatos, una será la Diputada con licencia Delfina Gómez Álvarez por MORENA, quien contará con todo el apoyo e impulso del Presidente Nacional de MORENA, Andrés Manuel López Obrador, y que en la encuesta publicada el 25 de enero por El Financiero parte con el 20% de las preferencias electorales.

El otro candidato ya definido es el también Diputado con licencia Alfredo del Mazo Maza, primo del Presidente de la República, hijo y nieto de ex gobernadores del Estado de México, y parte del llamado “Grupo Atlacomulco”, que encabezará la alianza PRI, PVEM, PANAL y PES; es preciso mencionar que en la encuesta antes mencionada él parte con el 21% de las preferencias electorales.

Por otra parte, tenemos a la ex candidata presidencial del PAN, Josefina Vázquez Mota quien continúa en negociaciones dentro de su partido para definir si competirá o no en esta elección, sin embargo, en la misma encuesta ella tiene el 33% de las preferencias electorales.

En el PRD continúan con disputas internas para saber quién será su candidato, pero hasta el momento en las encuestas reflejan una preferencia de alrededor del 15%.

Dentro de las estrategias que han comenzado a desplegar los priistas para mantener la gubernatura, está el intento de atomizar el voto enviando la mayor cantidad de candidatos independientes posibles (el ejemplo más claro es Isidro Pastor), así como la operación exitosa

que llevaron a cabo para reventar la alianza PAN – PRD ante la que era muy probable que fueran derrotados.

Los mexiquenses tendrán la oportunidad histórica de cambiar el destino no sólo de su Estado, sino posiblemente del país el día que se encuentren frente a las urnas, sin duda alguna no será una decisión sencilla porque el proceso electoral que se avecina será por decir lo menos, turbulento.

Es momento que aquellos priistas que realmente tienen vocación de servicio y el ánimo de mejorar al país, piensen si realmente es conveniente para su partido y para el país que el PRI gane la elección representados por un individuo que representa la continuidad de los peores vicios del sistema político.

Sin duda alguna este proceso electoral será muy complejo y dependiendo de la elección que haga el PAN de su candidata o candidato, será una elección en tercios o una en la que puedan despegarse dos candidatos que lleguen a la disputa final, pero como mencioné desde un inicio, aquí estará en juego mucho más que una gubernatura, está en juego el futuro del país y el futuro mismo del PRI con la posibilidad de reestructurarse en los años por venir.

Enrique Sánchez – Twitter: @Ensanchez1984

Politólogo y Administrador Público

Deja un comentario





Pages

Categories

Pages

Categories

Diario 7 Noticias
(C) 2016 / diario7noticias.com
prohibido el uso de la información aqui mostrada sin mencionar créditos.
Copyrigh derechos reservados.