Julia Carabias, sexta mujer en recibir medalla Belisario Domínguez

“Aunque hoy, esta Medalla de honor está recayendo sobre mi persona, la considero un reconocimiento a la vital importancia de la naturaleza y un medio ambiente sano que tiene en la construcción del país, justo, equitativo, con bienestar social, principios por los que Belisario Domínguez, ejemplar y heroicamente, entregó su vida en 1913”, señaló Julia Carabias al recibir la Medalla Belisario Domínguez, por su loable labor a favor del medio ambiente.

Frente al Presidente de la Repúbllica, Enrique Peña Nieto e invitados especiales del gabinete federal y congresistas, la galardonada recordó. “la Cumbre de la Tierra, celebrada en Río de Janeiro, en 1992, significó un parteaguas mundial y los temas ambientales alcanzaron el mayor momento de atención de las agendas globales. México no se quedó atrás, en ese año nació la hoy prestigiadísima Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio), la mejor en su género en el mundo. Poco después, en 1994, se creó la Secretaría de Medio Ambiente, Recursos Naturales y Pesca…

“Así surgieron nuevas instituciones, políticas, leyes e instrumentos y se formaron centenas de profesionistas en el tema ambiental. Poco a poco se fueron acercando las dimensiones sociales, ambientales y económicas…

“Lamentablemente, el ímpetu de los 90 se desaceleró en el mundo al cambiar el milenio y otros conflictos globales ganaron la atención, entre ellos el terrorismo y la violencia”.

Carabias Lillo, añadió “a pesar de los esfuerzos de las Naciones Unidas, la agenda ambiental no fue objeto del interés y la atención necesaria. Esto también se reflejó en México, las instituciones se debilitaron y los presupuestos disminuyeron. El primer revés fue la separación de la Secretaría de Medio Ambiente, Recursos Naturales y Pesca de su sector pesquero, y quedó la actual Semarnat..

“Las políticas públicas deben atender los problemas nacionales con una visión integral, territorial e interdisciplinaria, es indispensable transitar hacia una nueva generación de instituciones y mecanismos de gestión, que respondan a los retos globales, ambientales y sociales del siglo XXI”, solicitó.

A su vez, el senador Zoé Robledo Aburto, secretario de la Comisión Medalla Belisario Domínguez, dijo que la obra y vida de Julia se puede dibujar a partir de la presencia de muchas otras mujeres, Julia pertenece a una generación de exiliados de la guerra civil española. Julia decidió estudiar biología en la Facultad de Ciencias de la UNAM, ahí aprendió de las grandes maestras hasta convertirse en una de ellas.

“Julia Carabias es el gran referente mexicano, sobre un concepto muy citado pero poco comprendido: la sustentabilidad ambiental del desarrollo, es decir la naturaleza como un todo, población, territorio, diversidad, identidad y la política pública como un eje articulador; eje articulador para regenerar y conservar ecosistemas, para restaurar el medio ambiente y para que el manejo de recursos naturales no signifique su agotamiento. Hoy se puede decir que hay una Selva Lacandona antes y después de Julia Carabias”.

Y destacó es la sexta mujer en recibir la Medalla Belisario Domínguez”.

“Aunque hoy, esta Medalla de honor está recayendo sobre mi persona, la considero un reconocimiento a la vital importancia de la naturaleza y un medio ambiente sano que tiene en la construcción del país, justo, equitativo, con bienestar social, principios por los que Belisario Domínguez, ejemplar y heroicamente, entregó su vida en 1913”, señaló Julia Carabias al recibir la Medalla Belisario Domínguez, por su loable labor a favor del medio ambiente.

Frente al Presidente de la Repúbllica, Enrique Peña Nieto e invitados especiales del gabinete federal y congresistas, la galardonada recordó. “la Cumbre de la Tierra, celebrada en Río de Janeiro, en 1992, significó un parteaguas mundial y los temas ambientales alcanzaron el mayor momento de atención de las agendas globales. México no se quedó atrás, en ese año nació la hoy prestigiadísima Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio), la mejor en su género en el mundo. Poco después, en 1994, se creó la Secretaría de Medio Ambiente, Recursos Naturales y Pesca…

“Así surgieron nuevas instituciones, políticas, leyes e instrumentos y se formaron centenas de profesionistas en el tema ambiental. Poco a poco se fueron acercando las dimensiones sociales, ambientales y económicas…

“Lamentablemente, el ímpetu de los 90 se desaceleró en el mundo al cambiar el milenio y otros conflictos globales ganaron la atención, entre ellos el terrorismo y la violencia”.

Carabias Lillo, añadió “a pesar de los esfuerzos de las Naciones Unidas, la agenda ambiental no fue objeto del interés y la atención necesaria. Esto también se reflejó en México, las instituciones se debilitaron y los presupuestos disminuyeron. El primer revés fue la separación de la Secretaría de Medio Ambiente, Recursos Naturales y Pesca de su sector pesquero, y quedó la actual Semarnat..

“Las políticas públicas deben atender los problemas nacionales con una visión integral, territorial e interdisciplinaria, es indispensable transitar hacia una nueva generación de instituciones y mecanismos de gestión, que respondan a los retos globales, ambientales y sociales del siglo XXI”, solicitó.

A su vez, el senador Zoé Robledo Aburto, secretario de la Comisión Medalla Belisario Domínguez, dijo que la obra y vida de Julia se puede dibujar a partir de la presencia de muchas otras mujeres, Julia pertenece a una generación de exiliados de la guerra civil española. Julia decidió estudiar biología en la Facultad de Ciencias de la UNAM, ahí aprendió de las grandes maestras hasta convertirse en una de ellas.

“Julia Carabias es el gran referente mexicano, sobre un concepto muy citado pero poco comprendido: la sustentabilidad ambiental del desarrollo, es decir la naturaleza como un todo, población, territorio, diversidad, identidad y la política pública como un eje articulador; eje articulador para regenerar y conservar ecosistemas, para restaurar el medio ambiente y para que el manejo de recursos naturales no signifique su agotamiento. Hoy se puede decir que hay una Selva Lacandona antes y después de Julia Carabias”.

Y destacó es la sexta mujer en recibir la Medalla Belisario Domínguez”.

Deja un comentario





Pages

Categories

Pages

Categories

Diario 7 Noticias
(C) 2016 / diario7noticias.com
prohibido el uso de la información aqui mostrada sin mencionar créditos.
Copyrigh derechos reservados.